Poesía española

Poemas en español


Poema No hay trampa virgen

Me envuelvo con el manto del Paraíso,
tú ya estabas allí
desde la fronda.
X
Qué fácil – decías – ser el vaso transitorio,
la probeta del génesis,
el conejillo y las indias.
Caín y Abel, estructura, caos;
un leproso y su campana.
X
Sí. Algún día existieron las vírgenes,
todas ellas aterradoras;
el vientre insaciable en su sequía,
arenas movedizas… ¡Canallas!
Los brazos, cerco de púas,
reiterada corona de espinas
o nido para infantes ciegos,
topos bebedores de lunas.
Todos somos hijos del hambre.

Las vírgenes paren de noche
niños y niñas de fondo;
hilanderas en el telar más frío,
cantan tañendo un violín nevado.
Escucha el coro.

Heraldos de luz,
las vírgenes dan a sombra.
Creen que el fruto es piedra
y voluntaria – mente locas, olvidan.


Poema No hay trampa virgen - María Guadalupe Elizalde