Poesía española

Poemas en español


Dikt Hija del caribe

1

La soledad y el secreto fueron primacía.
Luego, la danza del coral
Que vivió su viaje espiralado
Para lograr – durante siglos –
La maravilla de un parto
En la superficie del Caribe.

Costas siempre recién nacidas,
Mecidas por olas vírgenes,
Persiguieron la silueta del misterio,
Eternamente gris,
Eternamente renovado – y renovador –
En la cara de las rocas.

Fue un Guanahatabey apasionado
Quien dibujó el amor en círculos
De sangre y mineral.
En lo hondo de sus cavernas
Surgió la magia.

Y más tarde, el almirante alelado,
Quien anotó en su cuaderno de bitácora
El descubrimiento
De grullas, blancas y gigantes,
Como monjes.

Y qué decir de los Corsarios
Y Piratas? Fue su escondite,
Y en retirada,
Sembraron oro en sus aguas
Como en caja fuerte natural.

Hoy, la Tumbita Criolla
Canta a los visitantes e inmigrantes
De todos los colores y naciones,
Mientras que, con ingenua vanidad,
Se proclaman padres
Del ritmo sucu suco.

Pero la Isla sigue siendo
De todos y de nadie!

2

Lo famoso y lo raro pude conocer
En la sabiduría verde de sus mangles rojos.
La espuma de su playa –
Voluble como hembra –
Coqueteó con mi adolescencia,
Y las arenas de mármol negro
Guiaron mis pies descalzos
A los lugares mas ocultos
Y perfumados por las maderas
De todos los galeones hundidos.

Isla de la increíble flora –
Pinos y palmas barrigonas –
Criatura especial!

Ahora comprendo los motivos
De aquél indio,
De Cristóbal Colón,
De los Corsarios y Piratas,
De Mongo Rives y su Tumbita Criolla,
De los visitantes e inmigrantes.

Percibo la luz en sus ojos fascinados,
Pues ellos, como yo, se pierden
En la deliciosa fantasía
Buscando el rastro perdido
De una eterna juventud
Llena de ilusiones
Como ésta Isla,
Incomparable hija del Caribe.


Dikt Hija del caribe - Roberto Ramón Díaz Blanco