Poesía española

Poemas en español


Dikt Arribo a creta

El rompeolas opuesto y el tiempo desaparecido,

Después de un naufragio frente a Kamara

Las sirenas y los cuerpos

de los tripulantes más jóvenes de Lakonia y Arcadia.

Ni por asomo un trago de Ouzo en las islas blancas de las

Cicladas para apagar los delirios,

Sólo emanaciones de combustible crudo de los

Buques/tanques de Aristóteles Onassis.

hediendo en el Egeo.

Jamás el capitán pierde la calma en su nave que perdió el rumbo

Con las nieblas de abril

Repleta de ánforas de aceite de Kalamata

Donde se extingue el golfo de Massimakos

Allí comienza la verdadera oscuridad del estrecho laberinto:

Tal vez Creta o quizás Patmos hacia el sur..

Reconozco la grafía estimada de una carta de Anna

Sobre la mesa,

Inmediatamente de unos intervalos

Diminutos, lloro, la ribera tiene sedimentos de algas

Descompuestas donde llegan los juncos del Asia con sus

Cargamentos de seda. No sé qué día es hoy exactamente.

La Estrella Polar y el mar de Ikarion se opaca de nubes al

Oscurecer y mi rostro es de tristeza.

Se apaga el Faro de Rodas: Todos probablemente estén muertos

Un remate despiadado: ya no habrá guisos,

Ni cacerolas humeantes, para los xenos y los esclavos,

Con sus andrajos repelentes.

La hamaca inútil extendida entre dos cedros que se curvan,

Esperan a alguien que venga a dormir la siesta.

El halago festivo y grosero de las hetairas como en todos los puertos

Con sus eminencias atrevidas en sus dos pezones

Debajo las posaderas en desfachatez para Dionisio y

Otros navegantes que zarpan al amanecer

Con un cargamento de vasijas de óleo de Kalamata

Agradeciendo la noche de luna nueva y de estrellas,

Que iluminan el mar Jónico


Dikt Arribo a creta - Sergio Badilla Castillo