Poesía española

Poemas en español


Dikt Padre de la patria

Hay un hombre llorando junto a un sauce
Su tristeza es inconmensurable

Ligeramente un retumbar de panoplias y bardas estorban

Su huida

Lo han sacado del pedestal donde lo situaron como héroe

Ya no hay contraseñas ni oficios de resguardo que lo amparen

En el palacio.

Tiene una mano ensangrentada, al escapar por lugares escabrosos.

Inquieta la mirada como rata sucia

Más tarde, el repudiado duerme como un vago a la orilla del camino

O en la oscuridad de una acequia.

Escasamente su esqueleto respira de cansancio

Pronto lo cogerán y será izado en la Plaza Mayor del pueblo.

Acerquémonos a la explanada, a contemplar

la multitud que intenta atrapar al bastado.

Hoy no es nuestro juego, ni seguir los compases de los tambores

Ni asistir a las penas de los vencidos.

Una vez que lo cuelguen dejará de ser el Padre de la Patria

O tal vez ¡me equivoco!

Entre los muertos siempre habrá cuerpos con rostros de vivos
E individuos que serán llorados con los años.


Dikt Padre de la patria - Sergio Badilla Castillo