Poesía española

Poemas en español


Dikt Poemas de la ausencia xiv

Vienes

Tan callada que apenas me doy cuenta

Del tiempo que traes entre las manos, no sabría

Siquiera preguntarte si la tarde

Se te ha roto en mil pedazos y aún recoges

Los añicos esparcidos por el suelo.

Tan callada

Vienes que apenas te percibo, que ignoro

Si es que quieres de pronto detener la marcha

De las cosas, si es que al cabo

Tienes un algo de amor ya pasajero, caduco

Entre las lluvias, fenecido.

¿Es que acaso

No encuentras en mis calles el bullicio,

El trajín sonoro de los pasos, la constancia

Del grito, di, acaso echas de menos

Mis reproches, el ir y venir de mis torpezas,

La fugaz iluminaria con que al filo

Cruzaba tu frente y te reías?

¿Qué

Arista de amor hay en tus ojos, qué perfiles

Me ofreces, y en qué huecos

Ocultas la entrega cotidiana, la costumbre

De dar sin ser pedida, dónde – responde,

Amor – la vida se detiene

Y la dejas morir de incertidumbre?

Incierta

La luz que te alumbraba y que de amarla

La hice sombra, compañera ritual

De tantas noches, rutilante

Llamarada en el recuerdo.

Incierto

El propósito mismo de tenerte muy cercana,

De mirarte fijamente y sonsacarte

Verdades a puñados, granos de trigo

Aventados a fuerza de certezas, a fuerza

De verte venir y tan callada

Que apenas me doy cuenta de tus pasos


Dikt Poemas de la ausencia xiv - Ángel García Aller