Poesía española

Poemas en español


Dikt No tuvo ayer su día

Ya desde muy temprano,
Ayer fue tarde.

Amaneció el crepúsculo, y al alba
El cielo derramó sobre la tierra
Un gran haz de penumbra.

Cerca del mediodía
Un firmamento tenue e incompleto
-¿cifra de nuestra suerte?-
Brillaba todavía en el espacio. (la Luna
No iluminaba al mundo;
Su cuerpo transparente
Nos permitía tan sólo adivinar
La existencia más alta de otro cielo
Inclemente también, inapelable.)

Seguimos esperando, sin embargo.

Imprecisas señales
– un latido de pájaros, a veces;
El eco de un relámpago;
Súbitas rachas de violento viento –
Nos mantenían alerta.

A la hora del ocaso
Salió un momento el sol para ponerse
Y confirmó las sombras con ceniza.


Dikt No tuvo ayer su día - Angel González