Poesía española

Poemas en español


Dikt Muere el tiempo no el alma

Una sorpresa más que inesperada
Cuando cesen los años bien vividos,
Será que habiendo innumerables nidos
Veremos almas en sinfín jornada,
Yendo de un lado a otro en la explanada
Angelical de iluminadas brechas,
Donde la lasitud verá deshechas
Sus amargas tinieblas de dolores
Y un astro iridiscente, en mil colores,
Manifieste el ocaso de las fechas.

El tiempo no tendrá más preeminencia
Sobre las almas de incorpóreo talle,
Y todo será luz en ese valle
Donde el reloj no marque con cadencia
Los segundos de eterna convivencia.
Sin mayor devoción que ser felices
Las almas con beatíficos matices
Volarán universos infinitos,
Y no obstante sus cuerpos ya marchitos
Sus psiquis no tendrán ni cicatrices.

Al balcón celestial etéreos seres
Visitarán para posar un rato
Mas, como allá no hay tiempo, su arrebato
Con prontitud a célicos placeres
Los llevará sin puerta y sin ujieres.
Todo será como soñar sin prisa
En una primavera que eterniza
Trinos que arrullan y fragancias reales,
Muy lejos de sufrir lapsos anuales
Al punto convertidos en ceniza.

ANTONIO MUNGUIA
MEMORIA:
Miércoles 25 de junio de 1969 Primer día fuera del hospital después de 11 días inmovilizado con yeso sobre piernas y brazos. El tiempo me pareció exageradamente lento, repasando cada segundo vivido antes y en el accidente, al mismo tiempo que pensando en el largo camino de recuperación pronosticada de diez meses, envidiando la – suerte de mi amigo fallecido en el accidente.


Dikt Muere el tiempo no el alma - Antonio Munguia