Poesía española

Poemas en español


Dikt El mirlo, la gaviota

El mirlo, la gaviota,
el tulipán, las tuberosas,
la pampa dormida en Argentina,
el Mar Negro como después de una muerte,
las niñitas, los tiernos niños,
las jóvenes, el adolescente,
la mujer adulta, el hombre,
los ancianos, las pompas fúnebres,
van girando lentamente con el mundo;

Como si una ciruela verde,
picoteada por el tiempo,
fuese inconmovible en la rama.

Tiernos niñitos, yo os amo;
os amo tanto, que vuestra madre
creería que intentaba haceros daño.

Dame las glicinas azules sobre la tapia inocente,
las magnolias embriagadoras sobre la falda blanca y vacía,
el libro melancólico entreabierto,
las piernas entreabiertas,
los bucles rubios del adolescente;
con todo ello haré el filtro sempiterno:
bebe unas gotas y verás la vida como a través de un vidrio coloreado.

Déjame, ya es hora de que duerma,
de dormir este sueño inacabable.

Quiero despertar algún día,
saber que tu pelo, niño,
tu vientre suave y tus espaldas
no son nada, nada, nada.

Recoger conchas delicadas:
Mira qué viso violado.

Las escamas de los súbitos peces,
los músculos dorados del marino,
sus labios salados y frescos,
me prenden en un mundo de espejismos.

Creo en la vida,
creo en ti que no conozco aún,
creo en mí mismo;
porque algún día yo seré todas las cosas que amo:
el aire, el agua, las plantas, el adolescente.


Dikt El mirlo, la gaviota - Luis Cernuda