Poesía española

Poemas en español


Dikt Un fantasma en la ciudad

Un Fantasma En La ciudad

Me desnuda y me desvela la noche
Cubierta de tanta ausencia; cuya
Magia que mis caricias poseían
Rompieron sus celdas, huyó la
Esencia, mientras atravesaba el
Deseo de la luna, mientras el cielo
Enrojecía su encanto a solas.

Su condena gritó, y en silencio
Gemía, porque cualquier recuerdo
Le dolía mucho más; dibujo la
Dulzura de sus labios con fuerza
Porque él silencio revivía sus
Antiguas huellas, y a si la magia
Escapó de su cobijo, porque el amor
Lo mató hasta enloquecer.

Convirtiendo de su cuerpo en
Una libertad con tormentas,
Él tiempo se llevó su verdadero
Corazón, y su presencia gris
Se desapareció con el amanecer,
Las palabras no fueron reales,
Como os lo pronunció su propio
Belfo, se desvaneció en su locura,
Y no sé si, sus deseos aún
Encontraron placer interno, ya
Que en secreto se reveló y marcho.

Su abandono trajo la sentencia
Encarnada, como ésas ávidas aves
Congeladas en un invierno, como
Las miles primaveras que se atasco
En este infierno, sus versos que me
Quemaba el alma, se incitó en
Blasfemias, puedo sonreír, pero
Con una mirada ya extraña; y siempre
Amarte, pero la razón siempre la
Tendrás tu…

Puedes callar sin quitarme la
Esperanza, en tus ojos hay tanto
Que quiero conocer, puedes callar
Sin agriar mi toque especial, y yo
Solo quiero mantenerme impregnado
En tu mirada; puedes callar sin
Envenenar, mis labios y mostrarte
Tan diferente después, soy nada más
Que un fantasma en la ciudad cuando
Convivo lejos de tu alcance, aún tú
Estando lejos de mí.

Riendo cuando parezco que estoy
Enloqueciendo, riendo cuando nada
Parece tener sentido en mi, a
Veces mis propias fuerzas me ponen
En prueba, distorsionan y colapsan
Aquellos truenos dormidos, quiero
Que todos mis sueños sean tuyos
Quiero que mis pensamientos no
Signifiquen rechazo y también sea
Tuya, quiero encontrar dónde
Descansar, mis calles son vacías y
No existe hogar para mi, sí alo
Lejos tus manos está, sí mis pies
Descalzos están

Recuerdos que brillan en la oscuridad
Como si fueran promesas abandonadas,
Me atrevo a romper con toda mi arrogancia
Me atrevo a romper todo limite inútil
Los rincones en dónde enferme con la
Paciencia, donde ilusamente termine preso
En el amor, y envenené mi corazón con la
Ilusión, de un destino estéril y lunático
Y entonces sus manos temblaban sobre mi
Rostro, como si ni un amor sincero hubiera
Tocado su alma…


Dikt Un fantasma en la ciudad - Omar Segales