Poesía española

Poemas en español


Dikt La plaza mercurio (v)

a estas alturas
y habiendo perdido
mis Repuestos más Genuinos

-todo lo relacionado con materiales para la construcción-

me pregunto
con la esperanza
en déficit

¿dónde está el amor
su Servicio Técnico Permanente?

¿dónde está el amor
sus Óptimos sistemas de reciclaje?

¿dónde está el amor
sus lubricantes
combustibles
y Diseños Exclusivos?

pero nadie
nada me contesta

nada se sabe

mis palabras son inútiles bisuterías

hilos infinitos los verbos

moños los adjetivos

estacas
los sustantivos
en el palpitante
corazón
del instante

no hay
de qué
asirse

basta nombrar algo
y empieza
a desaparecer

oscuros corredores
las palabras
conducen a la disolución

morir
es estar
atrapado
en un decir

boca
de sombra

herida
creciente

expandida
en el aire

mas ella viene ya

la flotante

la despojada de palabra y vestidura

la que adviene en la movilidad de los océanos

en las ondulaciones de las arboledas

en la Tierra que galopa

en la cita de los eclipses

la que atraviesa las fronteras del estado Bardo

y nos ha encontrado enajenados en las entradas de los úteros

la rosa transfigurada

la señal de rocío en los labios de la última mañana

la brújula en la nieve de los bienaventurados

la que bautiza con su aliento a los seres que brotan de las gemas de la noche

la memoria guardada como un secreto resplandeciente entro de las primeras
(piedras

la que viaja en las órbitas de la piedad

aquella para quien no tenemos ojos suficientes

ni respiración para subir hasta las cumbres de sus nombres vibrantes

la que desciende a semejanza de las cascadas y asciende a semejanza de la
(lava

cuyo paso ha quedado grabado en los anillos de las sequoias

la del supremo tam-tam guardado en los palacios de la luz hasta la batalla final

la que conduce el rebaño de lenguas desaparecidas hasta los abrevaderos del
(silencio

porque nuestro destino no está en el itinerante velorio de Logos

sino en la pureza de sus manos invisibles que han tañido las cuerdas de la
(eternidad


Dikt La plaza mercurio (v) - Luis Eduardo Rendón